ACTO DIA NACIONAL DE LA MEMORIA POR LA VERDAD y LA JUSTICIA

I.P.E.T. y M. Nº 59 "25 de Mayo"

CRUZ ALTA

 

Recordar el golpe militar de 1976 es necesario para que aquella oscura noche de la historia no se repita nunca más.Han pasado 40 años, y las señales en la piel de la sociedad son visibles, por la ausencia de los que no están y el dolor que nos dejó el no saber de sus destinos. Porque hacer memoria es pedir justicia,  hoy, unamos nuestras voces.

RECORDEMOS QUE PASO ESTA FECHA:

El 24 de Marzo de 1976, las Fuerzas Armadas tomaron el poder del Estado a través de las armas asestando un golpe de estado al gobierno constitucional de Isabel Martínez de Perón, que es detenida y confinada en Neuquén.
Algunas personas piensan que de las cosas malas y tristes, es mejor olvidarse; otras creemos que recordar es bueno, que tenerlas en nuestra memoria sirve para que no nos vuelvan a pasar.
Aquel 24 de Marzo de 1976, un grupo de personas que tenían el poder de las armas ocuparon por la fuerza el gobierno del país, desconociendo al gobierno democrático.
Hace 40 años una sangrienta dictadura se adueñaba de los destinos del país y abría las puertas de un infierno que marcaría para siempre nuestra historia.
Aquel 24 de Marzo de 1976, quedara grabado en la memoria colectiva nacional por haber producido una herida que no deja de sangrar, esa fecha se ha convertido en sinónimo de horror, muerte, injusticia, desesperanza, miseria, abuso, dolor.


MADRES Y ABUELAS PLAZA DE MAYO

La asociación Madres de Plaza de Mayo, y la de Abuelas, surgieron durante la última dictadura militar argentina, cuyo mandato se extendió desde el año 1976 hasta el año 1983, y tiño de sangre la historia patria. Surgió por esos días la figura del detenido desaparecido, osea, personas cuyo destino era desconocido. Las madres de estas personas, cansadas de deambular por distintas reparticiones y presentar infructuosos recursos de Hábeas Corpus, se reunieron en la histórica Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno o Casa Rosada, en Buenos Aires, el 30 de abril de 1977, por iniciativa de una de ellas, Azucena Villaflor de Devincenti, que propuso luchar unidas, para exigir pacíficamente, saber el destino de sus hijos.